9/9/08

La economía de mi ánimo


Del 1 al 10 está todo bien porque tengo guita.
Después del 10 ya pagué todo lo que tenía que pagar y me doy cuenta que no llego a fin de mes ni en pedo. Todo mal.
Entre el 15 y el 20 me reviento todo lo que me queda en un fin de semana, con la actitud del “me chupa todo un huevo”, posible desencadenante del “que boludo”.
Entre el 20 y fin de mes, mi estrategia es sobrevivir, y me divierto como puedo. “Con puchos y gas para el auto puedo hacer un montón de cosas”. Ojala pensara así en los primeros días del mes. Lo digo hoy que es 9, y ya pagué todas las boletas.


3/9/08

No puedo

Hace bastante tiempo que no actualizo nada en este blog, y no sé si voy a poder hacerlo nuevamente. Tengo que pedirles disculpas, pero es que tengo un problema bastante serio. Ya hace unos días, se me encarnó un pelo de la barba, un pelo grande. Comprenderán que estoy atravesando un momento difícil, ya que un cabello grueso está creciendo por debajo de la piel de mi cachete. Improvisé una incisión con mi Voctorinox pero no tuve resultados favorables. El pelo sigue ahí. Y no sólo eso, ahora tengo una vistosa lastimadura, producto del corte.
Básicamente no puedo escribir. Me avergüenza tanto mi pelo encarnado que ando todo el tiempo con una mano en la cara para cubrirlo, y sólo puedo escribir con la otra. Por lo general escribo con la derecha y me tapo con izquierda, pero a veces me canso y cambio de mano. De todas maneras se hace todo muy lento (hace media hora que estoy escribiendo esto). También tuve que dejar de manejar porque no puedo agarrar el volante y poner los cambios a la vez. No se cómo continuar con esto. Pero por el momento este blog deja de funcionar, supongo que sabrán entender.

6/8/08

La historia de Antonio Balantino Glaciares

Antonio Balantino Glaciares, era un tipo común. Tan, pero tan común era Antonio, que se había vuelto invisible. No hacía absolutamente nada que llamara la atención. Trabajaba bien, pero tampoco con méritos. Era amable, pero medio anti social. Esos tipos que no te rompen las pelotas en absoluto, pero que tampoco te dan bola. Cuando iva al médico, éste siempre le decía -Está todo normal Antonio, nada raro-. Un ausente que tranquilamente podría ser reemplazado por una máquina. Pero lo importante acá, es que se había vuelto invisible. Y no lo digo metafóricamente. Antonio no se sentaba a tomar café en un bar, simplemente porque el mozo no lo veía. La última vez que había ido a un bar, esperó 20 minutos a que lo atendieran. Vino un señor y se le sentó en la silla de en frente, colgó el saco en donde él estaba sentado, y se puso a leer el diario. Antonio le dijo –hola-, pero el señor no respondió. Cada vez que el señor pasaba de hoja, hacía un efecto abanico y le volaba un poquito el flequillo de Antonio. Era un flequillo normal, no estaba ni despeinado ni petrificado en gomina. De hecho, si hubiera tenido gomina, no se hubiera volado con un simple pasar de hoja. Pero lo importante acá, es que el mozo no lo vió. Cuando vino a tomar el pedido, lo atendió al señor. Pero a Antonio, nada. Se levantó entonces de su silla y se fue. Además de común e invisible, Antonio era medio boludo también, porque se fue sin decir nada, y se tuvo que poner a batir el café en su casa. Porque a él le gustaba que el café tuviera espumita. No mucha, normal. Y fue a partir de ese día, que dejó de ir a los bares y se empezó a dar cuenta de que la gente no lo veía.
Estuvo re bajón durante un par de meses. A veces se le levantaba un poco el ánimo cuando iba al cine. Como no lo veían, entraba sin pagar. Pero después dejó de ir porque a la noche tenía pesadillas. Soñaba que una gorda enorme se sentaba en su asiento, él le gritaba – soy invisible, soy invisible!-, pero la gorda no lo veía y se sentaba nomás. Era un garrón la vida Antonio.
Para ir al trabajo tenía que salir una hora antes. Porque no se van a creer que el pobre podía parar un colectivo, o un taxi. No, se tenía que ir caminando. – Seré común, invisible y boludo, pero al menos no gasto plata en irme a trabajar y además me mantengo en buen estado-, se decía en un absurdo intento de sentirse mejor. Pero era al pedo, su vida era una cagada y tenía que hacer algo. Se puso a estudiar, pero se quedó libre en todas las materias. Los profesores decían que no lo veían nunca en clase.
Las ideas se le empezaron a acabar. Y que pedazo de tristeza que le agarró al pobre Antonio! Como loco se puso a buscar gente que le pasara lo mismo. Googleó, googleó, y nada; hombre+común+invisible, y nada; común+invisible+boludo, nada. Pero lo importante acá, es que estaba muy triste porque era invisible.
Ni siquiera lo tentaban las picardías que le permitía su condición. Nunca un meterse al baño de minas, robarse las monedas de la fuente, meterle un ácido al café de tu jefe en una reunión, tirarse un pedo con ruido en la cola del súper. No, era muy boludo… y triste. Y todo eso le pegó mal.
Empezó a faltar al trabajo, aunque nadie se dio cuenta, claro. Dejó de pagar las cuentas, sobre todo la del teléfono que era la más cara. Porque no van a creer que el pobre Antonio visitaba a su familia. Les dije que era invisible, y los invisibles no andan por ahí visitando gente, porque eso asusta. El último asado de domingo al que había ido, los hijos de Octavia, la prima segunda de Antonio, estuvieron llorando 2 horas cuando vieron que el vaso de vino se levantaba solo. Entonces, le dijeron que no daba para que vaya más los domingos. Pero lo importante acá, es que él no acostumbraba a visitar, él hablaba por teléfono porque si no, la gente se asustaba.
Pero con el tiempo dejó de hablar, de pagar las cuentas, de bañarse, de vivir en su casa, de cortarse los pelos, de comer sano y de estar sobrio. Créanme que si la vida de Antonio antes era una cagada, ahora estaba bastante más baqueteada. Dormía bajo unos cartones en la puerta de los bancos, ahí en la 25 de Mayo. Un auténtico linyera, que al parecer, ahora era visible. Aunque mucha pelota no le daban, de hecho, yo no lo ví nunca. Lo que me lleva a pensar que el Sr. Antonio Balantino Glaciares nunca existió. De todas maneras, dicen que en una de las últimas llamadas que le hizo a su mamá, le dijo:
“Vieja, está todo bien, ahora ya soy visible, todo bien. No puedo ir más al cine porque ahora me para un cana en la puerta del shopping y no me deja entrar. Pero todo bien. No puedo volver porque si me hago común de nuevo todo mal. Mandame plata para el escabio. Un beso y saludos a los nenes de Octavia”.
Pero más allá de que sea o no verdad, lo importante acá, es que Antonio ahora era visible.



Actualización: No se ponga triste por el pobre Antonio, la idea de la historia es que se ría.

11/7/08

Nuevo disco

Encontré esto en el blog de Anitax. No sean amargos, porque yo estuve a punto de no hacerlo pensando que era una pelotudés. Al final lo hice y me cagué de risa. Además me quedó un nombre muy copado. Por favor, quiero ver sus discos.
Este es mi nuevo lanzamiento, mi primer trabajo de solista.

8/7/08

Nada mal

Tener una hija a los 21 años fue una cagada, tengo que admitirlo. De no haber nacido Valentina, de seguro hoy estaría terminando mi carrera, por ejemplo. O le habría dedicado mucho más tiempo a la banda que tenía en aquél entonces. No hubiera sufrido tanto el fracaso de una relación, que de no haber estado Valentina, hubiera sido simplemente un noviazgo más que se terminaba. No, en este caso éramos dos padres que se separaban. La maldita presión de que todos te dicen; “pobrecita, la que más sufre esto es la nena”. No sólo teníamos la responsabilidad de un fracaso, si no que además, ella también lo estaba sufriendo. Si ella no hubiera llegado, hoy no me costaría tanto enamorarme de nuevo. Tal vez no le tendría tanto pánico a las relaciones serias, las que pueden implicar un fracaso.
Si hoy no fuera padre, hubiera conocido el sur. Pero diez días antes de salir, me enteré de que ella estaba en camino. También hubiera conocido el norte y por qué no Brasil, con todos mis amigos.
Fue una cagada. Que boludo. Hoy no tendría que destinar más del 40% de mi sueldo a los gastos que implica tener un hijo. ¿Saben todo lo que haría con un 40% más de sueldo? Cambiaría mi computadora, que ya me lo está pidiendo a gritos. Me compraría otra guitarra, una mucho mejor. Aunque nunca haya aprendido a tocar bien, seguro quedaría excelente colgada en mi pieza.
Es inevitable, por más que lo intente, siempre me voy a cuestionar qué hubiera sido de mi vida si no hubiera sido padre a los 21. Es una duda que a veces me aturde un poco.
Ojo, estoy convencido de que soy un buen padre. Sé que pensar estas cosas no me convierten más que en una persona normal. Un padre normal. Lo que pasa es que es mucho más fácil explicar las contras, que todo lo bueno que se siente tener un hijo. No me explico cómo ustedes (los que no son padres), podrían entender lo que se siente presenciar el parto, por ejemplo. El nacimiento es lo más primitivo que tenemos, es el primer contacto con el mundo exterior. Tal vez no lo entiendan desde el lado sentimental, pero piénsenlo de esta manera: hay un cuerpo que está saliendo desde otro cuerpo. Físicamente, ya es impresionante. Imagínense, si esa persona, además es tu hija. Igual creo que a la mamá no le gustó tanto; puteaba, gritaba y me apretaba con las uñas. Loca de mierda. Debe ser que los hombres nunca vamos a entender lo que es parir, dicen.
El mes que viene la gorda cumple 4 años. Hasta el día de hoy, no sabría describir lo que se siente esperarla en la puerta del jardín, que venga corriendo entre un millón de nenes, se cuelgue del cuello y te abrace como si hiciera años que no te ve. No sabría decirles por qué después de que rompió el récord de cagadas por hora, sigue consiguiendo lo que quiera de mí.
Si supiera explicarlo, podrían entender que ser padre no está tan mal. De hecho, es increíble que pueda pagar los viajes que no hice, las guitarras que no me compré, las noches que no salí de joda y las mujeres de las que no me voy a enamorar por miedo al fracaso.
Me gustaría que ella lo pudiera entender. Pero si empiezo a hablarle y a los 30 segundos no entiende lo que estoy hablando, se va a aburrir, me va a pedir que valla al quiosco y le compre uno de esos tiburoncitos de gomitas. Y yo voy a ir, y no me va a entender. Ser padre no está nada mal. Y esas gomitas horribles, saben deliciosas cuando ella me guarda una sólo para mi, mientras ve sus dibujitos.

30/6/08

Dance delivery

video

Un hombre místico que baila a domicilio.

Un delivery de ridiculés.

Un groso mi amigo.

26/6/08

Gente III

A ver Señor, cuando yo le pregunte "cómo le va?", usted le tiene que poner onda a la respuesta. Por más que el país esté para la mierda, que los precios se fueron al carajo y que tiene una uña encarnada. ¿Entendido?

- Hola Señor, ¿cómo le va?
- Y... acá andamos, tirando, vió como está cosa...

Me molesta que la gente diga "tirando". Prefiero que me digan que están como el culo, o fantástico, pero... "¿tirando?". Es como deprimente. Además tirando qué? ¿La soga para ahorcarse? ¿La goma?
No, no, no Señor. Si le pregunto cómo está, póngale onda.

23/6/08

Peligro... ¿al volante?

(click en imagen para ver noticia)

Al parecer, no tenía el ITV al día, y además habría exedido el límite de velocidad permitido.

14/6/08

Viviendo solo

1- Si llego a casa y saludo al portero de la noche diciendo “hola, cómo le va?”, y éste me responde algo totalmente incoherente, en un tono casi incomprensible y con mucho esfuerzo al hablar, como ser “Vió cómo e la cosa?, que barbaridad”, doy por sentado que se encuentra completamente ebrio.
2- Si llego a casa y saludo al portero de la noche diciéndole algo totalmente incoherente, en un tono casi incomprensible y con mucho esfuerzo al hablar, doy por sentado que me encuentro completamente ebrio.
3- Me resulta imposible encontrar una diferencia lógica entre “limpia-hornos” y “antigrasa”. Creo que nos están metiendo el perro, una puede cumplir la misma función que la otra, no me jodan.
4- Si se te acabaron las bolsas de super que usás para poner en el tacho de basura, es muy probable que sea hora de ir a hacer las compras. Además de que estás más flaco y tenés un poco de hambre.
5- Cuando paso por la verdulería, miro y elijo atentamente el producto antes de meterlo en la bolsa. De la misma manera que el que se va a comprar un auto le pide al vendedor que le abra el capot, sin tener la más puta idea de lo hay que mirar. Lo acelera un poquito, lo mira por abajo, dando toda la sensación de ser un conocedor de autos. Así selecciono un calabacín, una zanahoria, etc. Observando, me di cuenta que aproximadamente el 70% de los hombres hace lo mismo.
6- Me molesta que el tipo de la playa donde guardo el auto me pregunte “¿salís temprano mañana?”. Ya voy a tomar coraje y le voy a decir “flaco, no me vine a vivir solo para que el tipo de la playa esté controlando mis horarios”.
7- Caminar por la casa totalmente desprovisto de vestimenta, es algo que nunca había podido hacer. Está bueno, pero en invierno casi todos los lugares donde uno se puede sentar están fríos, aunque los pedos suenan fuertísimo.
8- No sé porqué, me da la sensación de que me veo muy ridículo pasando el piso. ¿Alguna vez tiraron una piedra con la zurda? Me pasa algo como eso. Siento que adopto una postura extraña. Por lo general pongo La Renga o algo por el estilo, y utilizo el palo de piso como guitarra la mayor cantidad de veces como sea posible. Le da un toque más cool(?). Aunque lo más complicado de esta actividad (además de darse cuenta que la vieja del frente te está mirando mientras piensa que estás drogado), es plantear una estrategia adecuada; Se supone que no se debe pisar lo que está mojado, y llega un momento en el que quedo atrapado en el baño, o fumando un pucho en la mesada de la cocina esperando a que se seque todo. Hay que saber dónde empezar y terminar.
9- No tener ningún tipo de control te lleva a dejar tucas y accesorios por toda la casa. Se hace vicio y también un problema cuando viene gente.
10- Entre todos los gastos que implica vivir solo, me di cuenta que renovar el stock de pilas de 4 controles remotos, es carísimo. Cuando llegue el verano y no me tenga que tapar, voy a apagar el tele con el dedo gordo del pié. Por ahora, me da fiaca destaparme para hacerlo.

5/6/08

Haaaa bueno!!!

No, no, no ,no.... VUELVEN!
Que chabones éstos. Tan, tan chabones, que los voy a ir a ver.
Volvieron todos, ¿porqué no iban a volver ellos?
¿Se acuerdan del auto rojo a las 6? ¿la pachanga? ¿y la del traba?
Un par de panzas añejadas por el escabio, y caripelas para el olvido.
Buen show o no, deversión a-se-gu-ra-da.
Yo voy.

Me contaron, que se van a poner esta ropa y todo.

29/5/08

Estreno

MARTES 3 DE JUNIO
23 horas
ESTRENO "CUANDO TENGA TIEMPO ME SUICIDO"
CINE CLUB HUGO DEL CARRIL
Bv.San Juan 49, Centro, Córdoba

Están todos invitados, la boletería abre a las 22:30hs
También se proyectará el cortometraje "NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR"

BUMMERANG & BOLA PRODUCCIONES
Dirección: MAXIMILIANO BALDI - NICOLÁS DISANDRO / Guión: ANA M. CHACON - M. LAURA CASASNOVAS / Producción: ANA M. CHACON / Direccción de fotografía: MARCELO CERQUATTI / Sonido: GUILLERMO CERUTTI / Arte: M. LAURA CASASNOVAS
Basado en un cuento de: JOSÉ M. PASCUAL


Vean el trailer aquí.

24/5/08

Intensidad

Los momentos intensos marcan la vida. De hecho, todo lo que sea intenso deja una especie de huella en nosotros. No importa si es un momento traumático, un polvo salvaje, una vergüenza extrema, o una porción de pizza cuando regresás de madrugada. A diferencia de los malos, los recuerdos placenteros están más al alcance. Creo yo, que son más accesibles. Será por una cuestión de custodiar nuestro bienestar. Acto reflejo, supongo.
Podemos cerrar los ojos y traer un buen recuerdo a nosotros. Enchastrarnos por completo de melancolía o de tristeza. Reirse, llorar y hasta relamerse pensando en un beso que fue. Después, abriendo los ojos, limpiamos todo el quilombo de sensaciones. De cara a la realidad otra vez, largamos un provechito por el recuerdo que acabamos de degustar. Es inevitable, poner cara de boludo feliz.
Algunos no surgen tan fácil, hay que ayudarlos con alguna imagen, alguna percepción. Un aroma por ejemplo. Hasta hace poco, tenía guardado un frasco vació de un perfume que usaba en mis 15 años. Es increíble lo que sucedía cuando lo destapaba. La ya pobre fragancia, podía remontarme directamente a esa época. Un perfume convertido en máquina del tiempo, era fantástico. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, bueno, un aroma tiene más detalle que mil imágenes. Después lo tiré. Había perdido todo rastro de olor, y yo parecía un enfermo aspirando un recuerdo escondido en un frasco. El recipiente, vacío, ya no me pegaba.
Me pasa también, que cuando me acuerdo de algo muy vergonzoso, tiro una palabra al aire que sea completamente inteligible. O hago un gesto bien ridículo. Como sacar la lengua y mover la cabeza hacia los lados lo más rápido posible. No tengo la más puta idea de lo que eso significa. De lo que si estoy seguro, es que limpiar la saliva que me queda en la cara, hace que me olvide al instante de esa vergüenza. Absurdo mecanismo de defensa el mío. Aunque efectivo al fin.
Efectivo como decir que de los malos recuerdos hoy no voy a hablar. Hoy tengo un buen día. Tengo mil imágenes en mi nariz, y un tarro de perfume con la forma de tu cuerpo. El recuerdo de tu piel se me hizo un guante, y no puedo dejar de tocarte.
Tomamos, comimos, tomamos, fumamos, comimos y tomamos otra vez. Extraño ritual que marcó el camino a tu habitación.
Siempre quise ver tu piel. Tu espalda resultó fantástica. Un cielo apenas estrellado de lunares. Estaba oscuro pero te pude ver bien. Pude ver que también vos mirabas. Tus pestañas casi se tocaban, pero sé que mirabas. Sí, estar puesta te sentaba bien. Yo también estaba puesto, y cuando me desperté, me fui dando cuenta que tu nombre no era Piel. Pero al toque me di vuelta y vi tu espalda de nuevo. Entré en duda otra vez.
En la boca tenía el sabor de las partes que pude probar de vos. -Quiero que me invites a comer otra vez- te grité. No me escuchaste, dormías, perfecta. Yo soñaba, despierto.
Estabas tapada hasta la cintura, y las sábanas continuaban la forma exacta de todo lo que va hasta la punta de tus pies. Decreté entonces, que misteriosamente, tus sábanas eran transparentes.
Ahora era de día y la ventana estaba ligeramente abierta. Entraba luz y el ruido de un ejército de gente yéndose a trabajar. Te tapaste toda.
No me importó, tus sábanas son transparentes.
Y tu nombre… tu nombre es Piel. Y por si me llego a olvidar nuevamente, tengo un frasco lleno de tu perfume bajo mi almohada.
Creo que me conformaría con saber que sos sólo un excelente recuerdo, lo intenso marca. Pero mucho mejor aún, es saber que te voy a volver a ver.

8/5/08

Las posibles intepretaciones de "cagar una sirena"

1- De la acción de defecar: Dentro de esta categoría tenemos 4 opciones.

a) Hombre cagando una sirena.
b) Hombre cagando una sirena, también.
c) Hombre que ha cagado sobre una sirena.
d) Hombre que ha cagado sobre una sirena, también.
2- De la acción de robar: Aquí podemos encontrar 2 variantes.
a) A este patrullero, claramente le han cagado la sirena.
b) Este señor, se está cagando una sirena.
3- Con violencia: Puede haber muchas, pero principalmente dos categorías
a) Hacer cagar a una sirena.
b) Hacer cagar a una sirena, también.


Y así existen varias más. Como el hombre que cagó a una sirena porque le vendió algo trucho. O el novio de la sirena que se garchó a otra sirena y la cagó, etc, etc, etc. Pero no daba para poner más fotos. Se les ocurre alguna más?

29/4/08

Siempre es así

"El novio de la mina que nos gusta, siempre es un pelotudo".


Aplicable también a los novios de nuestras ex.

26/4/08

¡Con ustedes...

Untipo: Maestro... ¿cómo hago para salir a Tancacha desde acá?
Otrotipo: No tengo idea loco, yo espero el bondi hace rato, pero voy para el otro lado.
Untipo: Buenísimo, y para donde va tu bondi?
Otrotipo: Te estaba por preguntar lo mismo.
Untipo: Mirá, yo de política no sé nada, pero a la Cicciolina me parece que ya no da para ensartársela.
Otrotipo: No te gusta cómo baila?
Untipo: No es eso, es que se me hace que le baila.
Otrotipo: Viste ese animal cómo pasó en rojo?
Untipo: Debe haber estado apurado.
Otrotipo: Puede ser, hace un rato me dijo un tipo que en Tancacha hoy se armaba pedazo de joda.
Untipo: No sé, a Tancacha no voy ni en pedo.
Otrotipo: Yo tampoco, además hoy me pintó tranqui. Me voy a lo de unos amigos.
Untipo: Se van a tomar algo?
Otrotipo: Mucho, esos toman como esponjas.
Untipo: Como Bob!
Otrotipo: Naaa, ese ya fue. Ahora la posta es el Sr. Colchón.
Untipo: Bueno loco, me voy porque tengo que actualizar el blog.
Otrotipo: Si, yo también.
Untipo: Tenés un blog?
Otrotipo: No, eso es de putos.
Untipo: Si, obvio.


... el Sr. Colchón!

24/4/08

Transportarse

Sonó el timbre. Se sabe que en las juntadas de departamentos, es ley que el último que llega, tiene que bajar a abrir al próximo. Juan sabía que le tocaba a él, pero no hizo movimiento alguno. Tenía la extraña sensación de que esa noche algo iba a salir mal. Y no quería realizar ninguna acción. Sólo permanecer, de manera de no tentar al destino a cometer ningún imprevisto.
Pero todas las manos lo señalaron. Sabía que era inminente el reclamo, y además justo. Tomó las llaves y dijo –es muy probable que me vaya a demorar algo más de lo previsto, sé que algo está por pasar, y es muy extraño tener la certeza de que va a ser ahora mismo-.
Llegó a la puerta del ascensor. Notó que el botón para llamarlo se encendió antes de que lo pudiera presionar, y en tres segundos tenía el ascensor en frente. La segunda puerta de rejas, estaba abierta. Normalmente, no debería estarlo. Dudaba si subirse o no. Es lo que le había tocado, éste era el momento. -Utilizar las escaleras podría ser peor- se dijo.
Una vez adentro, cerró las dos puertas y presionó el cero. El ascensor comenzó a moverse lentamente, como un tren que va tomando velocidad. Miraba los número que pasaban dibujados en los entre pisos. Pero luego del cero no hubo más puertas, ni números. Aunque seguía bajando cada vez más rápido.
La tierra que veía pasar se empezaba a poner más oscura, hasta que al cabo de unos minutos, se mantuvo en un negro constante. Juan estaba en shock, no podía gritar ni pedir ayuda. Se acurrucó en un rincón, porque el frío que estaba haciendo era insoportable. Se apretaba a sí mismo tan fuerte, que sentía dolor, cansancio. En media hora la temperatura había bajado muchísimo. Debe haber sido por el agotamiento y todo lo que había tomado que terminó dormido. Dormido mientras viajaba a una velocidad imposible de calcular.
Cuando despertó, estaba todo transpirado. La ropa mojada se había pegado a su cuerpo, y las rejas de la puerta no se podían tocar, estaban hirviendo. La tierra de afuera ya no era más negra, era colorada. El calor agobiaba, y Juan se sentía tan débil que no pudo ni pararse. Tenía sed, mucha. Quería estrujar su remera empapada y beber de su propia transpiración. Pero no pudo hacerlo. La velocidad con la que viajaba el ascensor era increíble, y moverse le resultaba muy difícil. Pasaron apenas unos minutos hasta que se descompensó, en el mismo rincón, sin moverse.
Esta vez el sueño fue más largo. Hasta tuvo pesadillas. Juan parecía un cadáver, su aspecto era espantoso. Llegó a soñar que el ascensor se detenía, y que él no podía despertarse, y los que lo encontraban lo daban por muerto. Él no podía gritar que estaba vivo. Quería hacerlo, pero estaba muy débil, no podía hablar ni moverse.
El ascensor comenzó a perder velocidad, de a poco. Juan abrió sus ojos con mucho esfuerzo, y pudo ver que la tierra era negra nuevamente. Se agarró de una de las barandas laterales y logró ponerse de pie. Todo indicaba que estaba por detenerse, se podían ver restos de cemento entre la tierra y la velocidad ya era casi cero. Se miró en el espejo, -Si no fuera a mí al que miro, diría que estoy muerto-. Detrás de su reflejo, pudo ver que comenzaba a aparecer una puerta. Cuando giró para verla de frente, el ascensor se detuvo. Escuchaba voces afuera, pero era imposible descifrar lo que decían. Con las pocas fuerzas que le quedaban, abrió la reja. La segunda puerta fue abierta desde afuera.
Había como diez personas esperando. Todos tenían los ojos achinados, eran orientales. Y lo miraban fijamente. Supuso que era por su aspecto. Hubo un silencio eterno, no sabía que decir, estaba cansado y no podía pensar. Hizo un paso al frente, quería salir de ese ascensor lo antes posible. Tomó aire y muy lentamente dijo:
-Perdón. Sé que una vez me enseñaron a decir “hola” en japonés, pero la verdad es que no puedo recordarlo. Sepan disculparme, pero tengo cierto apuro. Mi amigo hace rato debe estar esperando que le abra la puerta-. Recuperó las llaves de su bolsillo, y cuando estaba por atravesar el palier, se volvió rápidamente. –Disculpen, si llegan a ir al otro lado del planeta; ¿podrían decirle a los del 12 “A” que estamos bien? ¿Cómo? Claro, si si, no hablan español. Entiendo, entiendo-. Se despidió haciendo un gesto de maestro de Kung Fu y le abrió la puerta a su amigo. –Pasá loco, estamos tomando algo arriba.

19/4/08

Invento fantástico

Según lo indican las últimas revistas de tecnología, los japoneses estarían desarrollando un dispositivo detector de caca. Al parecer, están convencidos de que pisar excremento, llena al desafortunado de buena suerte. Por lo que se dieron a la tarea de diseñar y construir un aparato que permita al peatón, detectar cualquier tipo de deposición, con un alcance de por lo menos 100 metros. Distancia que resulta más que suficiente, en el caso de, por ejemplo, tener que cruzar de vereda. El usuario será advertido mediante un señal de alarma (sonora y de vibración), la cuál varía su intensidad de acuerdo a la distancia que nos encontremos del objetivo.
Este genial invento, está dotado con la más alta tecnología, y combina las más avanzadas funciones de los aparatos de última generación que podemos ver hoy en día. Entre ellas:
-Pantalla LSD de 3".
-Viene con 5 fondos de pantalla para elegir. Todos ellos, hermosas fotos de soretes, claro.
-Funciones de agenda y estadísticas. Posee un software que calcula automáticamente el nivel de suerte, de acuerdo a los soretes pisados en la última semana, mes o año, según lo requiera el usuario. Además confecciona gráficos de barras que podemos descargar vía USB a nuestra computadora.
-Cámara fotográfica de 3.2 megapíxeles incorporada. Con una capacidad de memoria que permite guardar 10 fotografías de soretes por día durante 1 año.
-Atractivo y moderno diseño, todo en el tono del marrón.
-En sus dos versiones (RX-423 y RX-500), el dispositivo es de tamaño compacto, similar al de una etiqueta de cigarrillos. Posee soporte para prender en el cinto del pantalón, o correa en el caso de querer colgarlo del cuello.
-Viene con diferentes ringtones de alarma, y en el modelo RX-500, también se pueden incorporar archivos mp3.
-Posee función recordatorio. En caso que de apuro no podamos pisar alguno, el dispositivo guarda en su memoria la ubicación exacta y programa automáticamente una alarma.

Si bien es un aparato revolucionario, los que tuvieron la suerte de probar el prototipo en los salones de París y Nueva York, afirman que una desventaja importante es que el sistema no distingue la procedencia del excremento. Detecta por igual ya sea de origen humano o animal, sabiendo que es de público conocimiento que la caca de perro da mucha más suerte, por ejemplo.
El lanzamiento oficial está previsto para fines de este año, y llegaría a la Argentina a mediados de Marzo de 2009, a un costo aproximado de $750. Más allá de la crítica, los que tenemos mala suerte, esperamos con ansias su llegada.

18/4/08

Gente II

Jueves 00:15 hs, suena el teléfono del trabajo.

Yo: (digo el nombre del lugar donde trabajo)
Sr: Si hola, buenos días.
Yo: En realidad, buenas noches.
Sr: Bueno, eso depende de cada uno (en un tono muy serio y con ninguna intención de sonar gracioso).

Que alguien me explique qué quiso decir este señor. Digo, a menos que me llames del otro lado del planeta, a las 12 de la noche, es de noche para todos.

10/4/08

De sueño y ruidos

Personaje E: Turista cordobés en Europa. Sonámbulo, una vez se tiró desnudo desde el piso de arriba de una cucheta y se estampó las pelotas contra la mesita de luz. Sobrevivió y se fue de viaje.
Personaje T: Amigo y compañero de viaje de E. Semi calvo. Dejó a sus mujeres y a sus dos celulares para acompañar a E.
Situación: E y T están en un hostel pero en habitaciones separadas. E duerme con 3 españolas totalmente desconocidas. A la mañana siguiente conversan:

E: Loco, me parece que anoche me odiaron.
T: Que pasó?
E: Soñé que hacíamos una competencia de silbidos con mi familia y me parece que me la pasé silbando toda la noche.
T: Sos un enfermo!

E: Soy sonámbulo! Para colmo soñaba que estaba perdiendo, entonces me ponía a silbar más fuerte.
---------
Supongo que las españolas agradecieron que E estuviera jugando a los silbidos y no practicando boxeo, mirá si cagaba a trompadas a alguna. Hay gente con la que resulta muy peligroso compartir la habitación.

8/4/08

Hay gente que tiene tanta suerte

Click en la imagen para ver la noticia

6/4/08

Reafirmando los votos del odio

Creía que sólo me caías mal. Pero ayer me condenaste a odiarte. Te insulto con todo mi sentimiento.

Naranjita, te quedaste con mis 5 pesos y con lo divertida que había estado la noche.
Por suerte tenía mi mp3 con Pink Floyd, como para no romper todo mientras esperaba a la grúa, solo. Como para no partirte el traba volante en la cabeza.
-----------
Hoy... detesto el color naranja.

5/4/08

Esperando señal

20/3/08

Al fin un premio

"Habla cagadas que están buenas", así definió a este blog el amigo Esty, de chupunhuevo. No hay descripción que me ponga más orgulloso que esa. Así que mis agradecimientos para Esty, ya que ha decidido entregarle a este blog el galardón de Exelent Blog Award.
Parece que la gente de Intertextual, premia a un blog y a su vez, éste tiene que premiar a 5 blogs más. Es uno de esos robos que hacen que linkeen tu sitio por todos lados. Pero me dieron un premio, así que todo bien, porque soy re interesado.

Ahora me toca premiar a 5 blogs que me gusten. Así que ahí van:

Vallamos a un lugar más tranquilo: Divertido e interesante blog sobre la sexualidad cotidiana.

Pinchilón Fonseca: Es periodista, pero bueno, puede hacer que una historia pelotuda resulte atractiva, y me gusta como escribe.

Esperando el pernocte: Historias de gente que espera hasta las 4 de la mañana en una YPF para entrar a un telo. Muy bueno.

No esperen nada bueno: Un cago de risa el pibe. Y digo pibe porque creo que no tiene más de 18 años, así que se lo merece.

El Cabeza: Tanta maza encefálica tenía que hacer un blog bueno. Por momentos divertido y por momentos tierno.

19/3/08

5 y contando...

Hice un cálculo estimado de al menos 5 cosas. Pero 5 como mínimo. Me arriesgo a decir que no podés estar por debajo de este número. Nadie puede. No hay perfección que le escape a esta cifra. Somos boludos por naturaleza. Y somos realmente boludos en por lo menos 5 cosas. Hacia arriba, el límite es infinito, podés ser un boludo en todo lo que hacés.
Yo ya hice mi lista. Y me parece un ejercicio importante. No tanto para cambiarlas, ya que hay cosas a las que no le podemos esquivar, somos boludos y punto. Pero es útil cuando te dicen la famosa frase; “sos boludo o te hacés?”. En ese momento, si estás conciente de tu lista, podes responder tranquilamente; “no me hago, soy boludo y en por lo menos 5 cosas”.
Boludos del mundo, levantemos nuestra boluda frente y caminemos orgullosos por nuestras vidas.


-----------



-Si por casualidad, sólo llegaste a contar 4 cosas, yo te ayudo. Ahí te va la quinta: sos un boludo contando las 5 cosas en las que sos boludo. Ya se, de nada.
-Podríamos hacer una de esas cadenas en la que todos postean sus 5 cosas. Pero no quiero quedar como un boludo, diganmé qué les parece.
-A las personas que comenté en el post anterior, no me importa que sea una de sus 5 cosas, no me jodan!
-La fotito anterior, la cambio por esta.

14/3/08

Gente

En un programa de televisión, Wainraich contaba que le rompía las pelotas, la gente que te llama para pedirte un número de teléfono y cuando se lo estás por dar, te dice: "bancame que busco algo para anotar".
Dos cosas; 1- el programa era la biblia y el calefón, y Jorgito colgó las chancletas a los pocos días, un garrón. 2- A partir de ahí, me empecé a dar cuanta que en mi trabajo me pasa re seguido (lo de la gente que llama, no lo de la gente que se muere).
Señor, no sea boludo, si llama para pedir un número, tenga a mano algo para anotar. Es básico. O a caso usted le pide fuego a alguien y cuando éste le presta su encendedor le dice: "bancame que me compro puchos"?

7/3/08

Feazos

Antes de este post sólo había puesto la encuesta. Después me puse a investigar un poco. Hay booocha para ver. Y yo que creía que era una encuesta re original. Naaaa.

El tema son los benditos caramelos 1/2 hora. Los cuales deben estar hechos con excremento de mono africano y ahumado con el aliento de un búfalo sediento después de almorzar un delicioso pastel de soretes. Son horribles.
Pero parece que hay gente que le gustan, y además parece que hay bastante. Hasta he visto comentarios que los califican como deliciosos. Pero hay un dato más importante. Encontré un flaco que explica cómo se hacen, no se si es verdad, pero si lo llega a ser, es bastante desagradable. Al parecer se hace de las sobras que quedan en las máquinas que hacen caramelos, por eso no tienen un color uniforme, y se le pone anís para unificar el sabor también. Pero en otro lugar leí que no es así. Qué se yo, no importa tanto. Pero sí me importa saber a cuánta gente le parecen ricos, porque desde ya, no tengo el gusto de conocerlos. Aunque sobre gustos.... je.

25/2/08

Cuidado

"Beber en una hamaca paraguaya chupa el doble".

24/2/08

Tengo una fantasía

Me encantaría entrar en una de esas cabinas de aviones, llenas de botones. Botones por todos lados. Tantos botones y palanquitas que parecería imposible recordar para que sirven. Meterme ahí adentro y empezar a presionar absolutamente todos los botones que encuentre. Sin ningún orden sistemático, sólo ir apretando los que más me gusten primero. Claro que mi fantasía no contempla la seguridad de los pasajeros, o si el avión está en marcha o no. Es simplemente sacarse las ganas de no dejar ni uno sin presionar.

18/2/08

Miren la niña...

Todos recordaran el papel que hacía la pequeña Madeleine Zima en "La niñera". Yo no era de los más fanáticos, pero me he visto varios capítulos. Cuando ví la siguiente foto, quedé shockeado. Más allá de si está buena o no, "es la pendeja de la niñera!". Es tan impactante como lo podría ser ver a Doña Florinda en pelotas. O como cuando ví las fotos de Macaulay Culkin (mi pobre angelito) fumándose flor de churro en una esquina.
Es la imagen que nos hacemos automáticamente del personaje, olvidando que detrás de éste se encuentra una persona como nosotros (aunque yo no tenga las tetas de Madeleine). Así como no podemos creer cuando te dicen que Cacho Buenaventura, fuera del escenario, es bastante agreta. Uno ya asimila "cacho=humor".
Sin más, les dejo las imágenes, y si saben de más casos como los descriptos, avisar.


PD: Perdón, pero tuve que sensurar los pezones para evitar suseptivilidades.

Manifiesto Blogger

Manifiesto


¡Bloggers del mundo, uníos!


¿Están hartos de los viejos consejos de siempre (escribe regularmente, ten una temática definida, haz entradas concisas, etc.)?


Teniendo en cuenta que:


I. Nunca vamos a conseguir miles y miles de visitas ni, muchísimo menos, ganar dinero con nuestro blog, ni conseguir el Pulitzer…
II. No creemos que la calidad de un blog venga marcada por su número de visitas ni por la cantidad de páginas que lo enlacen.
III. Sabemos y aceptamos que el 80% de nuestras visitas procederán de nuestros colegas, y estamos felices con ello. (O como mínimo, nos conformamos)
Y, sobretodo:
IV. No escribimos para satisfacer al lector, sino para satisfacer nuestras ansias de escribir y comunicar.


Manifestamos que:


V. El miedo a que una entrada no guste provoca una retorcida forma de autocensura. Una autocensura que coarta nuestra libertad artística y comunicativa. Tenemos el privilegio de no tener miedo al mercado ni a las críticas… ni al olvido. ¡No lo tengamos!
VI. Es posible que seamos felices si uno de nuestros post se hace popular y se difunde por la blogosfera. Pero nos comprometemos a no buscarlo, ni escribiendo lo que consideráremos más popular, ni de ninguna otra forma.
VII. Somos personas complejas, no máquinas especializadas. Por ello, escribiremos aquello que nos parezca interesante compartir, sin importar su temática ni su idoneidad.


Y, en resumidas cuentas:


VIII. Este es mi blog.
IX. Yo me pago y me doy el cambio.
X. Si a alguien no le gusta, que no lo lea.
XI . No estamos dispuestos a elaborar nuestro blog pensando en que se vea bien o no en Windows. Tenemos nuestras ideas del diseño del site y queremos llevarlas a cabo.
XII. Cualquier comentario de un usuario que sea atrapado por Akismet o cualquier otro sistema anti-Spam que tenga instalado, estara perdido para siempre. No esperen que busque entre los 300 mensajes de Viagra o Cialis que llegan diariamente para rescatar su vil comentario.


Haz de este manifiesto algo tuyo:


a. Si no te gusta parte del texto o te apetece añadir algo, cámbialo sin complejos.
b. No cites de dónde has sacado este manifiesto.
c. No digas quién ha escrito este manifiesto.
d. Ni se te ocurra poner un enlace a esta entrada que estás leyendo, a no ser que sea para criticarlo o para anunciarlo sin hacerlo tuyo.
e. Es posible que estés leyendo este manifiesto en un blog y no sepas si lo ha escrito su dueño o no. ¿Acaso importa?
Porque todo blogger tiene derecho a ser mal bloger, y estar orgulloso de ello.

16/2/08

Accidente

(La imagen es sólo a modo ilustrativo)

El miércoles 13 de febrero fué una tarde movidita. Tan movidita que se prolongó hasta la noche.
Para empezar, a las 19 hs. cuando me retiraba de mi trabajo, se me rompió la bragueta del pantalón. Tenía que buscar a mi hija en el centro, con mi calzoncillo asomando por el pantalón de vestir. De todas maneras esto iba a ser sólo una tontera comparado a lo que me esperaba.
Llegando a casa, más precisamente a 20 metros, cuando ya voy girando para entrar con el auto, una moto se estrella contra mi auto. En realidad no fue para tanto, pero no me pudo esquivar y fue a parar al asfalto. Me quiso pasar por la derecha, entre el auto y la vereda.
Cuando pude reaccionar de lo que había pasado, vi a un chico que se levantaba sobándose el cuerpo, y a una chica tirada en el piso llorando. Un panorama no muy alentador. Me bajé del auto, y grité la conocida frase; "llamen a una ambulancia". El chico estaba bien, pero a la chica le dolía la cabeza y el cuello. La espera a que llegara un médico se prolongó por unos 35 minutos. Si, 35 minutos, en los cuales persona que pasaba se acercaba a chusmear, y se arma ese clásico tumulto de gente rodeando la escena del accidente. Recuerden que tenía la bragueta rota.
Estaba claro que la culpa no era mía, pero al haber lesionados, la policía debe llevar los vehículos a una seccional para luego hacer el peritaje correspondiente. Así que la chica se fue en la ambulancia, el dueño de la moto se fué con la policia a llevar la moto a la seccional 11, y yo me fui con un policía de copiloto a la seccional 4.
Divertidísimo el viaje. Tuve que escuchar las historias del oficial. Como la vez que corrío a un jefe que estaba borracho con su pistola alrededor del escritorio, contado como si fuera algo gracioso. Pero bueno, dejamos el auto en la cuarta y de ahí me tenía que llevar un patrullero a accidentología vial. El viaje fue igual de divertido que el anterior. Tuve que escuchar cómo los canas se cagaban de risa porque no tenían luces y ya era de noche. Si si, de noche y sin luces los oficiales. Cuando pasamos por el Olmos, se cansaron de esperar en un atascamiento de tráfico y prendieron la sirena, y una cuadras más adelante le tocaban bocina a unas chicas que pasaban caminando. No les importó en absoluto que yo estuviera atrás, hasta a veces giraban la cabeza haciendo una risita cómplice, como si yo me estuviera divirtiendo de verdad.
En accidentología, hubo que esperar 2 horas hasta que el oficial haga la declaración, la cuál debe haber tenido una extensión de unos dos o tres párrafos calculo. En una de las paredes había un cartel que explicaba los requisitos para retirar el vehículo, y el título decía "Requisitos para retirar el vehículo", a lo que alguien le agregó abajo con lapicera; "Tener un amigo perito o plata". En ese momento, no fue una acotación que me provocara mucha gracia.
De ahí, había que ir a medicina forense a soplar la pipita de la alcoholemia (recuerden que seguía con la bragueta rota). Lo cuál es ridículo, ya que a todo esto ya habían pasado unas 4 horas. Si hubiera estado borracho, ya hubiera tenido tiempo de recuperarme.
Esa noche llegué a casa tipo 12:15 de la noche. Por suerte le expliqué al cana que al auto lo usaba para trabajar, y me hizo el favor de guardarme un lugar para que al otro día lo peritaran, si no, me quedaba sin auto por unos 4 o 5 días. Así que, a la mañana siguiente, me la pasé en la comisaría a la espera de que algun oficial me acompañara a llevar el auto a accidentología, para con suerte, poder retirarlo a la noche.
A todo esto, me gasté unos $42 en taxi, más $25 del Fernet que le compré al cana a modo de "agradecimiento". Más haberme pasado toda una tarde-noche y una mañana en la comisaría. Más haberme aguantado la inoperancia de la policía. Más quedarme sin el auto por 1 día. Más la mañana que voy a perder haciendo la denuncia en mi seguro. Todo esto sin haber tenido la culpa del accidente, menos mal.
Haaa, me olvidaba, la chica está re bien, esa noche llegó a su casa varias horas antes que yo.

13/2/08

Que velocidad

Hace unos días me pasó algo que me hizo acordar mucho a un post que hizo el Sr. Tux en su blog. Me mudé de casa y tuve que contratar otro servivio de banda ancha. Se me ocurrió la mala idea de llamar a Arnet. En mi primer contacto, sólo estaba consultando por el servicio, pero al cabo de dos días una máquina llamó a mi casa diciendo que el servicio ya estaba listo para utilizarse. Que!? Yo no lo había pedido, no di mis datos y ni siquiera soy el titular de la línea. Cómo es posible que cualquiera pida un servicio sin identificarse?
La cosa es que ya lo tenía, y lo necesitaba, así que todo bien. Hasta estaba sorprendido por la velocidad con la que habían conectado el servicio. A los dos o tres días recibí el módem, y en cuanto llegué a casa me dispuse a conectarlo. Gran frustración me pegué cuando luego de interminables intentos, el módem seguía desconectándose. Ya era la noche tarde y sólo tiré una gran cantidad de insultos contra la compañía y me fuí a dormir.
Al otro día estuve hablando al servicio técnico durante unas 3 horas aproximadamente, y con unos 5 representantes distintos. Todos me hicieron hacer las mismas pruebas, y a cada uno de ellos había que explicarles cuál era el problema. Es decir, un terrible pedazo de embole. Hasta tuve que lidiar con una señorita que evidentemente no sabía nada, y que insistía en que el problema estaba en la fichita que conecta la línea con el módem. A esta altura, el terrible pedazo de embole se había transformado en mucha bronca.
La última señorita que me atendió, concluyó en que había algo que no andaba bien (muy inteligente vieron?) y me dijo que iva a mandar un técnico a casa para que revise la conexión. Por fin, ahora ya tenía la solución, un técnico experimentado iva a venir a rescatarme. Mi alegría duró hasta que hice la pregunta "cuándo?", a lo que la señorita inteligente respondió; " en unos 6 días hábiles aproximdamente", es decir que pueden ser más, o mejor dicho; es clavado que van a ser más.
Resumiendo; casi sin pedir el servicio, tuve la línea digitalizada y el módem en unos 5 días corridos. Desde el día que hice la primer conexión (o intento de conexión), se comienza a facturar el servicio.
Conclusión: Me van a empomar unos 10 días en los que no puedo navegar. Estos de Arnet son unos divinos.

2/2/08

Una invitación



No le creo al que me diga que en algún lugar de su casa no tiene algún cassette guardado. Es como si no los quisiéramos tirar, aunque sabemos que ya nunca volveremos a escucharlos. Si es de video, bueno, pasa, capáz que te grabaste con tu novia cuando tenías 18 y te lo querés guardar de trofeo. Eso es algo que no lo vas a poder bajar de ningún sitio.
Pero si es de música, vamos!... qué cosa no se puede conseguir de música en internet?
Haaa, pero claro, vos te habías comprado uno de esos walkman que grababa y alcanzaste a cazar tres temas de un inolvidable recital que dió Pocho La Pantera en el Deportivo Pepe Mocho en el año 1991, en donde subió a cantar como invitado el tío Augusto, que era un viejo de 92 años que atendía la despensa de a la vuelta del deportivo. Bueno, para tu información, ese cassette hoy se debe escuchar espantoso, y mañana un poco más espantoso, y pasado más, y asi sustantivamente (que está mal dicho pero me encanta decirlo así). Por lo que ese pedazo de plástico lleno de una cinta marrón ocura, va a estar ocupando lugar en donde sea que lo tengas guardado, sin tener absolutamente ninguna utilidad. Sin contar que de seguro, dos de los tres reproductores de cassettes que andan dando vueltas por tu casa, ya no funcionan. Y el que te parecía que andaba, resulta que tiene roto un parlante, o el perro se comió la perilla del volumen y los botones de "play" y "f.fwd".
También están los que tienen en su auto un stereo con cassette, como yo. Y tienen en la guantera alguno de esos compilados horribles. La veradad que yo, prefiero escuchar la radio que una bola de música oxidada y opaca. Que no está ni cerca del placentero ruido que hace un disco de pasta en un tocadiscos antiguo.
Es por esto señores, que invito a los que quieran, a buscar estos "artefactos fuera de circulación" y arrojarlos al tarro de la basura, dado que considero que ya han cumplido su ciclo. No por esto menospreciar a esta tecnología analógica que tantas saisfacciones nos dió, si no, terminar su ciclo y optimizar el espacio disponible en la casa.

22/1/08

Siempre hay un lugarcito



Un amigo comentaba lo siguiente: "Vieron cuando han comido mucho, pero que ya no dan más, están muy satisfechos pero de repente de la casa del vecino sale un olorcito a asado... y uno piensa: que rico, la verdad que me comería aunque sea una costillita".

Esto me hizo pensar; - Lo rico del olor del asado es directamente proporcional con la envidia que le tenemos al vecino que lo está haciendo -.

21/1/08

Sumesé




Sumesé a la cruzada de capturar al Correcaminos y entregárselo al Coyote, propuesta por el Sr. Tux.

19/1/08

Es más facil...

Es mas fácil conseguir una buena novia (o una novia que esté buena),que conseguir un buen mecánico (y ni hablar de un mecánico que esté bueno).

Muy poco claro


No es que me encante el blanco, no. Hay muchos otros colores que me gustan. Si me gusta mi auto blanco y la ropa interior blanca. Blanco es limpio, y debe ser por eso que no hay color que le queden peor las manchas que el blanco. Por ende, no hay más sucio que blanco con mancha. Opuesto: el negro. Intermedio: el gris.
Perfectamente combinable con el resto de sus compañeros. Fresco y de bajo perfil, aunque hace que las tetas se vean más grandes, y en este caso deja de ser fresco, porque levanta la temperatura, y deja también de tener bajo perfil. Bastante luminoso, difícil de ocultar en la noche. A veces poco simpático, aunque más tirando a insulso o indiferente.
Es aburrido cuando no se sabe qué escribir, y la pantalla estaba en blanco, por eso.

16/1/08

Basta!

Basta de paranoia porque tuvimos que cambiar el reloj una hora. Sí, a las 9,30 de la noche aún es de día, y qué?

¿Por qué?



Todos sabemos que la temperatura de nuestro cuerpo está alrededor de los 36,5ºC, entonces yo me pregunto: ¿Por qué tenemos calor cuando hace 36ºC? ¿No deberíamos tener frío cuando hace 30ºC?

Disculpen mi ignorancia.

12/1/08

Retorno forzado

Vuelvo a pensar en el reloj, y no es por el cambio de horario de Cristina. De nuevo hay que cumplir con la rutina. La corbata vuelve a ajustar y los zapatos, que habían quedado en el fondo del cajón de los calzados, son rescatados con mucha pereza y resignación. No pienso limpiarlos, y supongo que es a modo de protesta. Hubiera preferido que mueran aplastados por mis confortables sandalias. Claro que éstas son mucho más livianas, y hubieran necesitado la ayuda de las poco robustas hojotas y alguna que otra zapatilla que pudiera colaborar en el aplaste. No piensan romperse? Los tengo desde mi egreso, año 2001. En fin, se me hace tarde. Lo bueno es que me di cuenta que tengo unos 5 o 10 minutos mas de ocio, ya que el tráfico en enero es un poco menos denso.
Y me había olvidado de la pequeña vergüenza que causa llegar con la camisa totalmente empapada de transpiración, como si hubiera llegado trotando. Es que mi bólido no tiene aire acondicionado, y con esto del calentamiento global y esas cosas…
Se acabaron mis vacaciones, vuelvo al trabajo!